Formulario de inicio de sesión (Popup)

Accede a contenido exclusivo

Como usuario registrado podrás acceder a contenido exclusivo, opinar en todas nuestra publicaciones y participar en el sorteo de increibles premios.

close

Buscador

[Anuncio] Content-top REG-PER-OPI-NAL-INT

LIBRE DIRECTO: Ni con Nairo, ni con Mariana

Colombia vive por estos días un nuevo debate popular. Ante las declaraciones de Nairo Quintana, criticando directamente a los dirigentes de la Federación Colombiana de Ciclismo por su mala gestión, y a partir de ello la respuesta de Mariana Pajón, hecha pública a través de internet, donde defiende a la dirigencia nacional y muestra su malestar por las palabras del corredor boyacense, el país se ha polarizado y protagoniza un nuevo capítulo de nuestra ya tradicional serie de el bueno y el malo.

Si, es verdad, a los colombianos nos encantan las historias con héroes y villanos sociales que encarnan el sentir y la realidad cotidiana. Nairo, el humilde agricultor que con esfuerzo y talento llegó a lo más alto del ciclismo mundial, y Mariana, la ‘niña bien’ de Medellín, que con el apoyo de su familia llevó el BMX colombiano a dos oros olímpicos e innumerables campeonatos orbitales. Dos personajes inmejorables para montar una cinta propia del mejor cartel cinematográfico.

Que escenario más idóneo para dejar salir nuestra ira, que momento más propicio para desahogar desde nuestros perfiles en redes sociales todo ese malestar que cargamos a diario, direccionándolo hacia aquellos que un día se animaron a salir de su papel habitual para plantear una opinión más allá de las fronteras de la ruta y la pista.

¿Quién tiene la razón? esa es la respuesta que esperan todos, por la que discuten desde sus comentarios subiendo el tono como queriéndose asegurar la verdad absoluta y desde la cual la gran mayoría de medios de comunicación ha montado su ya emblemático show de mediodía.

En mi caso personal, luego de tomar un respiro al presenciar tanto improperio público, he llegado a la conclusión que ninguna de nuestras dos estrellas del deporte es merecedor del Oscar en esta película. Cada uno está jugando el rol que le compete a partir de su historia particular, y si, también es cierto, bajo la influencia directa o no pero al fin y al cabo existente, de su asociación real con directivos nacionales que se frotan las manos por estar o mantener su poder sobre las bielas.

Nairo, amigo de Fernando Flórez, ex alcalde de Tunja, quien vio truncados sus objetivos por ingresar a la Federación para la actual vigencia; y Mariana, con su padre en la Junta Directiva, sustentando una gestión que para ella debería defenderse en lugar de criticarse, como osara hacerlo públicamente nuestro campeón Quintana.

 

La verdad absoluta no la posee ninguno. Estamos hablando hoy de dos grandes ídolos de Colombia, argumentando una realidad a partir de su lugar y lo que cada cual ha recibido o no de sus dirigentes.

Si usted o yo, querido lector, estuviéramos en la posición de alguno de ellos muy probablemente estaríamos diciendo exactamente lo mismo y protagonizando en su lugar este ‘culebron’ mediático

Entiendo a Quintana, un hombre que se hizo prácticamente solo, a partir de su gran talento, y que corrió con la suerte de que uno de los mejores equipos del mundo se fijara en él para llevarlo a Europa y brindarle todo lo necesario en pro de explotar ese gran potencial natural que ahora exhibe en las mejores pruebas del planeta. Decepcionado además por las fallas a todas luces existentes de unos directivos que le siguen debiendo mucho a sus deportistas y que además salen luego a realizar declaraciones desafortunadas como aquella famosa de Jorge Ovidio González, presidente de Fedeciclismo, quien afirmó que “Nairo no sabe de ciclismo”. Una frase que pasará a la historia en lugares de privilegio, como los que saben ocupar nuestros políticos gracias a perlas como “eso fue a mis espaldas” o “hasta ahora me entero”.

A pesar de ello, tampoco voy a crucificar a Pajón, y mucho menos negarle su razonamiento propio desde una posición igualmente ganada a pulso y sacrificio, porque por más que su familia no venga de extracción humilde, para ser doble medallista olímpica y la mejor en la historia de su disciplina, algo de mérito se debe tener.

Los problemas no se hablan de esa forma y es mejor construir que destruir. En eso coincido con la antioqueña, aunque tampoco me gustara para nada, la manera en que se manipuló aquel famoso audio de voz, para montar la escena que nos tiene hablando de lo que no debemos.

¿En qué debemos centrarnos entonces? debemos hacerlo en aquello que sigue existiendo en el fondo, no en la forma, y es cómo mejorar aún más las condiciones del deporte colombiano, con falencias que vienen desde su creación y acciones oscuras que impiden que nuestros atletas lleguen aún más alto.

No concibo que Colombia sea el segundo país en el ranking de la UCI, cuando deberíamos ser los primeros y tener no solo algunas decenas sino centenares de ciclistas alrededor del planeta. Capital humano en cantidad y calidad tenemos de sobra, y eso aplica también para otras disciplinas.

No caigamos en estas cortinas de humo que se orquestan en mentes maquiavélicas que utilizan a nuestros ‘ídolos’ para mantener o acabar con una línea política. Al igual que ustedes, yo quiero que Nairo y Mariana sigan ganando, los respeto y por esa misma condición que se ganaron con sudor y lágrimas, no voy a tomar partido por ninguno. Ambos se ganaron el derecho de opinar, que digan lo que quieran, pero no los volvamos actores principales de nuestras historias de pasillo o del dedo acusador e infalible que utiliza el teclado para disparar odio a través de la red.

La última palabra no la tienen ellos, sino aquellos verdaderos responsables de la realidad deportiva nacional.

Tengámoslos presentes, pidámosles cuentas a los administradores, no solo nacionales sino regionales y municipales, y dejemos tranquilos y concentrados a nuestros campeones, ellos se ganaron su lugar en la historia y no merecen que manchemos sus nombres o agotemos su cariño por cuenta de alguien más.

Esta película debe tener otro fin, pero no son Nairo ni Mariana los llamados a protagonizarlo.

inmn

JUAN HERNANDO SUÁREZ GUEVARA
COMUNICADOR SOCIAL Y PERIODISTA
DIRECTOR DE ELDEPORTIVODELLLANO.COM

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

[Anuncio] Content-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT

[Anuncio] Main-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT-GAL