Formulario de inicio de sesión (Popup)

Accede a contenido exclusivo

Como usuario registrado podrás acceder a contenido exclusivo, opinar en todas nuestra publicaciones y participar en el sorteo de increibles premios.

close

Buscador

[Anuncio] Content-top REG-PER-OPI-NAL-INT

Libre Directo: El Campeón del Mundo que se convirtió en soldado

Lo primero que debo anotar antes de comenzar con este artículo es que respeto profundamente a nuestro Ejército Nacional, su institucionalidad y el invaluable servicio que ofrecen a los ciudadanos. Lo que ustedes van a leer a continuación, es el repaso por uno de los más grandes logros en la historia de nuestro deporte, su protagonista, y como pasó en menos de un año de patear un balón y levantar una Copa del Mundo, a vestir el camuflado de la patria.

Brayan Zarza, es un joven natural del municipio de Pore, Casanare, de extracción humilde pero luchadora como gran parte de nuestros hogares, que vio en el fútbol de salón uno de los motivos más grandes para sonreír a pesar de las dificultades.

 Desde muy niño, comenzó su proceso formativo y fue creciendo física y técnicamente bajo las instrucciones de su entrenador Sergio Hurtado y el resto de sus compañeros que componían junto a Brayan, una camada excepcional de talento al servicio de su tierra.

Tanto a nivel colegiado como de Liga, Zarza y los muchachos fueron ganándose un espacio de respeto en el contexto regional y nacional, gracias a varios logros obtenidos en diferentes certámenes federativos.

Lo anterior, valió para que el cuerpo técnico del equipo colombiano Sub 17, pusiera sus ojos en Zarza, un moreno espigado, fuerte y luchador que dejaba todo en cada pelota que disputada dentro de un terreno de juego.

Había llegado su hora, el Campeonato del Mundo de Paraguay 2016, tendría por primera vez a un jugador casanareño que por ese entonces vivía el sueño máximo de su existencia

En aquella cita, Colombia dejó a un lado a sus rivales, fue superando cada una de las fases y obtuvo el título sin discusión en una disciplina en la que el país es potencia orbital con tres títulos de mayores.

Allí, en tierra guaraní, nuestro personaje alcanzó la gloria más grande, ubicó su mano en el pecho y entonó el himno de su país en un escenario que algunos meses antes, ni siquiera habría imaginado cuando corría por las canchas del colegio Rafael Uribe Uribe, en Pore.

IN1ZAR

Tras convertirse en campeón del Mundo, el jugador fue recibido como un héroe en Casanare. Cientos de personas formaron una gran caravana en su localidad, lo levantaron en hombros y lo ubicaron en el podio supremo de sus próceres más destacados.

En Yopal, entre tanto, el suceso también causó gran impacto. Los medios registraron la hazaña del triunfador y como era de esperarse, nuestros administradores, políticos, y demás protagonistas habituales de los titulares de prensa, decidieron acompañar al joven poreño, en el bus de la victoria.

Con bombos y platillos, la Asamblea Departamental preparó un homenaje para Brayan. Palabras de felicitación brotaron de los diputados y representantes del deporte, abrazos, una placa, la foto respectiva, y “nuestro eterno agradecimiento por dejar en alto a Casanare” expresaron en aquel momento los funcionarios.

IN2ZAR

Durante aquellos días de júbilo, a los oídos de Zarza llegaron promesas de todo tipo, vivienda, estudio, un salario, entre otros subsidios, fueron puestos a su disposición. Algunos llegaron por un par de meses, pero rápidamente, todo quedó atrás.

Brayan, volvió a su realidad humilde y a pesar de seguir compitiendo y ubicarse con su equipo días más tarde entre los mejores de la Final Nacional de los Juegos Supérate Intercolegiados en Bogotá, ya nada habría de cambiar, el campeón había dejado de ser noticia.

IN3ZAR

Algunos de sus seres cercanos me escribieron contando lo que sucedía, las promesas no se cumplían y Zarza estaba por concluir sus estudios de bachillerato. Sin tener recursos para ir a la universidad, el único camino que aparecía era el de acudir al llamado constitucional y ubicarse en las filas de nuestro Ejercito.

Aún no se ha cumplido el primer año de aquella gesta donde un hijo de Casanare levantó por primera ocasión un título mundial en una disciplina de conjunto. Algo impensado en una región con tan escasos recursos para el sector deportivo, donde a partir del talento natural y el esfuerzo de familiares y entrenadores, nuestros representantes consiguen competir con los mejores en varias disciplinas

En poco tiempo, los sueños de Brayan quedaron rotos, la casa, la beca, el sueldo, el apoyo, el patrocinio, todo se lo llevo el aire, las cámaras dejaron de seguirlo y hoy, solo quedan las anécdotas en la mente del muchacho que sirve con honor a su país pero que en el fondo añora ponerse los tenis, la camiseta nacional o departamental, y demostrar su valía desde otro frente, el frente del gol.

IN4ZAR

IN5ZAR


JUAN HERNANDO SUÁREZ GUEVARA
COMUNICADOR SOCIAL Y PERIODISTA
DIRECTOR DE ELDEPORTIVODELLLANO.COM

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

[Anuncio] Content-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT

[Anuncio] Main-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT-GAL