Formulario de inicio de sesión (Popup)

Accede a contenido exclusivo

Como usuario registrado podrás acceder a contenido exclusivo, opinar en todas nuestra publicaciones y participar en el sorteo de increibles premios.

close

Buscador

[Anuncio] Content-top REG-PER-OPI-NAL-INT

Eduardo Chirinos, un venezolano que dejó huella en el llano colombiano

Bastaron solamente cuatro meses para que Eduardo Chirinos, un deportista consagrado de 31 años de edad, nacido en Maracaibo, Venezuela, se enamorara de Yopal, Casanare, y todo aquello que conforma la inmensidad del llano colombiano.

 

Eduardo, llegó por segunda ocasión a Yopal en febrero de este año. Ya había pasado por esta ciudad hace un par de años junto a su hermano mayor, José Antonio, camino de su país rumbo a Medellín, a través de la frontera con Arauca.

En aquel entonces, los hermanos, practicantes y entrenadores de Crossfit, conocieron el Box Bos Yopal, un centro de entrenamiento de la disciplina que les abrió las puertas para permanecer unos días y conocer esta parte del país.

En compañía de Adrián y Marco Heredia, líderes del Box, los Chirinos se hicieron una idea de todo lo bueno que abarca la capital casanareña, la hospitalidad de su gente, la belleza de la tierra y el verdadero ‘embrujo’ llanero. Su estadía fue corta pero estaban seguros que en algún momento iban a regresar.

Eduardo, nunca olvidó que en Yopal había hecho nuevos amigos, una comunidad completa que le abriría las puertas cuando deseara. Teniendo en cuenta eso, las difíciles condiciones que se viven en su querida Venezuela y su espíritu e ideal de crecimiento permanente, emprendió un nuevo viaje a estas tierras.

Inicialmente, el objetivo era permanecer unos días, trabajar en el Box y adquirir nuevas experiencias profesionales como entrenador. Con el paso del tiempo, esas metas fueron complementándose al crearse una estrecha relación con decenas de personas de diferentes edades que circulan diariamente por el lugar en busca de mejorar su calidad de vida.

pedu

Todas, sin excepción, comenzaron a descubrir que nuestro personaje tenía varias cosas que los hacían verdaderamente especial: pasión por lo que hace, entusiasmo en cada momento y una energía desbordante que parecía abarcar todo el lugar.

Los días se convirtieron en semanas, estas a su vez en meses, y lo que parecía un nuevo período de paso simplemente, se transformó en una de las mayores experiencias de vida para el ‘chamo’ venezolano, quien poco a poco, se ganó un lugar en el corazón de sus pupilos.

Este gran ser humano, apasionado del deporte desde que tiene uso de razón, pasando por el beisbol, tenis, rugby y Crossfit, entre otras disciplinas, supo transmitir en cuatro meses lo que muchos esperan años para poder inculcar: una actitud positiva ante la vida y todas sus situaciones.

Nadie puede decir que en algún momento lo vio lamentarse, quejarse o exclamar alguna palabra de queja, esto no quiere decir que no posea problemas, los tiene como todo el mundo, pero aprendió desde hace tiempo que son nuestros pensamientos y la forma como tomamos cada minuto de vida, lo que define el camino por llegar.

No hay nada que no tenga solución, todos tenemos dificultades, pero hay que luchar, crecer, sonreírle a la gente, a veces solo con eso hacemos más bien del que pensamos. Yo creo en que es posible ser feliz y me gusta ayudar a que los demás lo logren

Expresó Eduardo a Eldeportivodelllano.com, agregando que la clave para ser un buen entrenador está en el compromiso, la pasión y sobretodo disfrutar lo que se hace.

Cuando tu haces algo sin esperar nada a cambio ocurren grandes cosas

Agrega a su maravillosa filosofía.

Chirinos, es un convencido de que todo lo que se desea se puede lograr, los límites están en la mente, hay que creer, esforzarse y superar las barreras que se presentan.

No importa que algo duela, eso pasará, pero hay que seguir hacia delante que ya vendrán los frutos

Mencionó antes de emprender su camino de regreso a Venezuela, hace algunos días.

Después de muchas horas de trabajo, compartir, enseñar y motivar a su nueva familia como el llama a los atletas del Box, Eduardo está convencido de que su estadía en Yopal, ha sido una de las mejores experiencias de su vida. Un tiempo que le permitió aprender cosas nuevas, y sobretodo, crear lazos que considera irrompibles más allá del tiempo y la distancia.

Este hombre de sonrisa desbordada, tono fuerte y gran carisma, quien además supo ser campeón nacional de Rugby y seleccionado con su país en eventos internacionales, nunca dejará a un lado los momentos significativos de su estancia en Casanare, tierra a la que ha prometido volver, no sin antes dejar un mensaje contundente para todos:

La vida es cortica, es una sola, disfrútenla, más aún si ponen a Dios por delante. Ahí está la verdadera clave

inedu

Gracias por todo maestro, no olvides el camino de regreso a casa.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

[Anuncio] Content-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT

[Anuncio] Main-bottom REG-PER-OPI-NAL-INT-GAL